Seguros Online para tu Camper

923 267 416

(L-V - 08:00 - 14:00 | 16:00 - 18:00)

¿Cómo homologar una furgoneta camper?

Cómo homologar una furgoneta camper

Cuando se realiza una camperización en una furgoneta, hace falta legalizar todas esas modificaciones. A eso se le llama homologar una furgoneta camper. Generalmente la homologación se da cuando se realizan cambios para que la furgoneta sea un furgón vivienda. Con lo cual el uso que se le dará al vehículo es diferente al que inicialmente estaba creado y es necesario plasmarlo en su ficha técnica. Si quieres saber cómo homologar una furgoneta camper, sigue leyendo este artículo.

¿Cuánto cuesta homologar una furgoneta Camper?

La homologación de una furgoneta camper está entre los 500 a los 900 euros. Todo dependerá del precio del ingeniero o de la empresa que se encargue de todos los pasos.

Además, no todas las furgonetas necesitan de un certificado eléctrico o de gas. Por el gas se aumentaría unos 100 euros, mientras que si necesita certificado eléctrico serían entre 80 y 200 euros dependiendo del tipo de instalación.

El proyecto técnico necesario para la homologación, que debe de hacer un ingeniero profesional varía entre 250 a 500 euros.

Y otro coste será el del certificado del taller que ha hecho la reforma que son unos 70 euros.

Queda claro que antes de realizar cualquier modificación hay que tener previsto el presupuesto necesario para la homologación. Lo mismo que sucede con el precio del seguro de camper, un requisito indispensable para pasar la ITV.

¿Qué hay que homologar en una furgoneta Camper?

Camperizar una furgoneta significa hacer ciertos cambios y que esas modificaciones no afecten a la seguridad del vehículo. Cualquier tipo de cambio que afecte a la estructura en sí misma del vehículo tiene que ser homologado.

Lo mismo sucede con los elementos que vayan atornillados a la furgoneta. Teniendo esto claro, te puedes hacer una idea de qué es lo que hay que homologar y qué no.

Si hay algo que se ha quedado fijo y no lo has homologado, te arriesgas a muchas cosas. Una de ellas es recibir una multa, y la segunda es que no puedas pasar la próxima ITV que te toque con el vehículo.

En términos generales, las cosas que sí hay que homologar son:

  • Todos los elementos que estén anclados al vehículo.
  • Placas y paneles solares atornillados.
  • Ventanas, techos o claraboyas que modifiquen la estructura.
  • Techos que se eleven.
  • Tomas de agua o de corriente externa.
  • Calefacción que sea estacionaria, puede ser exterior o con espadín.

Sabiendo estos detalles te será más fácil darte cuenta si eso que quieres implementar necesitará homologación o no.

 

 

imagen Presupuesto gratuito seguro de camper

Homologación de techo

La homologación del techo elevable es esencial, ya que afecta directamente a la estructura del vehículo. Para ello, es necesario presentar documentación detallada sobre los anclajes y garantizar que cumplen con las normativas para el modelo específico de vehículo.

Homologación del aislamiento y el panelado

El aislamiento y el panelado deben homologarse si su combinación supera el 5 % de la Masa en Orden de la Marcha (MOM) del vehículo. Es fundamental asegurarse de que estos elementos no afecten negativamente a la seguridad o estructura de la furgoneta.

Te puede interesar:  Los mejores accesorios para personalizar tu furgoneta camper

Homologación de los muebles

Todos los muebles instalados en la furgoneta deben homologarse. Estos deben estar anclados de forma segura a la estructura del vehículo y diseñados para garantizar la seguridad durante el viaje.

Homologación de la variación de asientos

Si se modifica el número de asientos en la camperización, ya sea para aumentar o disminuir su cantidad, esta reforma debe reflejarse en la homologación.

Homologación de ventanas y claraboyas

La instalación de ventanas y claraboyas se considera una reforma significativa y, por lo tanto, debe incluirse en el proceso de homologación.

Homologación de la instalación eléctrica y de gas

Toda instalación eléctrica y de gas dentro de la furgoneta necesita ser homologada para asegurar su correcto funcionamiento y seguridad. Esto incluye la verificación de los elementos instalados y su conformidad con las normativas vigentes.

¿Qué no hay que homologar en una furgoneta camper?

De forma general, se dice que los muebles que no se fijen a la furgoneta no hará falta homologarlos. Pero a ello se le suman otros elementos que podrías tener en tu camper sin necesidad de homologar como lo son:

  • Nevera portátil.
  • Aire acondicionado.
  • Portabicicletas (siempre que sea uno legal).
  • Antena de TV.
  • Ducha portátil.
  • Aislamiento con paneles, tanto acústico como térmico.
  • Placas solares que sean portátiles.
  • Rejillas, respiradores o cualquier zona de ventilación.
  • Cocina portátil.
  • Toldo para el exterior.
  • Batería portátil.
  • Generador para la corriente.

Si quieres saber cómo camperizar una furgoneta sin homologar, antes de realizar cualquier cambio, será conveniente que consultes con un experto. Así, podrás poner muebles que no sean fijos y elementos como los anteriores.

Eso no quiere decir que no tengas que cumplir con el resto de obligaciones como lo es el tener un seguro de una furgoneta camper.

¿Cuándo se realiza la homologación?

La homologación de una furgoneta camper se realiza al finalizar todas las modificaciones y reformas importantes. Es crucial completar este paso antes de comenzar a utilizar la furgoneta para viajar. Es la única forma en la que se puede garantizar que se cumplen con las normativas legales y de seguridad vigentes.

Durante el proceso de camperización, es importante recopilar toda la información y documentación relacionada con las modificaciones realizadas. Esta información será necesaria para el proyecto técnico. Las reformas pueden incluir cambios en la estructura del vehículo, instalaciones eléctricas y de gas, adición o modificación de mobiliario y asientos.

Una vez que todas estas modificaciones estén completas, se puede proceder con la homologación. Este es el momento en que un ingeniero revisa y verifica que todas las reformas cumplen con las normativas aplicables. Posteriormente, la furgoneta debe ser llevada a la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) con toda la documentación requerida para validar las modificaciones. Y junto con ello se va a actualizar la ficha técnica del vehículo. Recuerda que debes llevar también tu seguro de camper.

¿Cuánto tarda el trámite de homologación?

El tiempo que tarda el trámite de homologación de una furgoneta camper puede variar dependiendo de varios factores. En general, el proceso puede durar aproximadamente un mes. Aunque es importante tener en cuenta que este tiempo es orientativo y puede extenderse en algunos casos.

El proceso comienza con la preparación del proyecto técnico por parte de un ingeniero especializado. Esto puede llevar desde un par de semanas hasta un mes, dependiendo de la carga de trabajo del profesional. Este proyecto incluye la descripción detallada de todas las reformas realizadas, así como los cálculos y planos necesarios.

Una vez que el proyecto técnico está listo y se han obtenido todos los certificados y documentos necesarios (certificado de taller, boletines de electricidad y gas, entre otros), el siguiente paso es presentar toda esta documentación en la ITV.

Te puede interesar:  Los mejores consejos para vivir en una camper

El tiempo de espera para obtener una cita en la ITV y para que revisen toda la documentación puede variar significativamente de una comunidad a otra. Una vez que la inspección se completa con éxito, se actualiza la ficha técnica del vehículo.

¿Cuándo hay que pasar la ITV?

La ITV (Inspección Técnica de Vehículos) debe pasarse después de completar el proceso de homologación de una furgoneta camper. Una vez que se han realizado todas las modificaciones y se ha obtenido la documentación necesaria del ingeniero. Ahí es cuando se debe solicitar una cita en la ITV para validar estas reformas y actualizar la ficha técnica de la camper.

Posteriormente, la periodicidad con la que se debe pasar la ITV depende de la clasificación del vehículo y su antigüedad. Por ejemplo, un furgón de carga y un furgón vivienda tienen diferentes requisitos en cuanto a la frecuencia de inspección. Generalmente, los vehículos nuevos deben pasar su primera ITV a los cuatro años de su matriculación, y posteriormente cada dos años hasta cumplir diez años. A partir de los diez años, la ITV se realiza anualmente.

Es importante tener en cuenta que la ITV verifica no solo las reformas realizadas, sino también el estado general del vehículo en términos de seguridad y emisiones. Por lo tanto, es esencial asegurarse de que la furgoneta esté en buenas condiciones. Y por supuesto, cumpla con todos los requisitos de seguridad antes de presentarse a la inspección.

¿Qué documentación necesito para homologar la furgoneta?

Para realizar la homologación hará falta que presentes cierta documentación con el fin de mostrar los cambios realizados. Sin estos papeles no te será válida y por lo tanto te la van a rechazar.

Proyecto técnico por colegiado

Es el documento principal de cualquier homologación y que únicamente pueden hacerlo ingenieros que estén colegiados. En esta documentación se informa de todas las reformas a realizar. Para ello se incluyen los códigos específicos de la transformación. También se añade el nuevo peso, dimensiones de la furgoneta, etc.

Certificado de dirección de final de obra

Este certificado lo hace el mismo técnico anterior cuando se han finalizado todas las modificaciones. Indica que para ello se cumplieron con todas las normas y, por lo tanto, que es un vehículo apto para homologar.

Certificado de taller de reforma

Este documento lo tiene que expedir el taller que se ha encargado de la reforma. En el mismo se afirma que han seguido todos los pasos de instalación y se presentan los equipos utilizados.

Cuando la camperización se hace de forma casera, este certificado se debe de incluir igualmente. En muchos casos, si se contrata con una empresa ellos mismos se encargan de incluir este certificado. Muchos ingenieros también brindan el servicio completo con talleres de su confianza.

Informe final de conformidad

Este informe lo elaboran los laboratorios de coches. Para ello necesitan revisar el proyecto técnico realizado por el ingeniero. Como el caso anterior, la mayoría de las veces, se da el servicio completo.

Certificados de instalación eléctrica y gas

Estos certificados se deberán tener en casos puntuales. Si se hace una instalación eléctrica de 220V, entonces sí hará falta tener un certificado por parte de un profesional.

En el caso del gas, si se hace una instalación fija también tendrá que incluirse el certificado por parte de un experto.

¿Quién hace la homologación y dónde tengo que ir?

La homologación la llevan adelante dos personas. La primera figura es el ingeniero homologador. Es el ingeniero colegiado que se encarga de realizar el proyecto y guiar durante todo el proceso de cambio del vehículo. En muchos casos se encarga también de realizar las documentaciones extras requeridas.

Y por otro lado, está el ingeniero de la ITV que es quien confirma que todo está correcto y quien revisará la documentación. Cuando todo está correcto entonces será este ingeniero el que cambie la clasificación del vehículo en la ficha técnica y quede así aprobada la homologación final de la furgoneta camper.

Para finalizar

Como has podido leer, la complejidad de la camperización es lo que va a determinar los trámites y homologación posteriores. Es interesante plantearse muy bien cuáles van a ser la necesidades antes de lanzarse, ¡pero lánzate!


Si deseas asesoramiento y presupuesto gratuito para el Seguro de tu Camper, tienes a unos especialistas (también camperos) a un solo clic

Botón presupuesto gratuito